Celebrando 65 años de sabor: 5 temas de Fruko que quizás ho ha escuchado
ARQUEOLOGÍA TROPICAL: LOS ELECTRÓNICOS
Cultura

SATOSHI TAKEISHI: EL JAPONÉS QUE LE APRENDIÓ LA CUMBIA AL DIABLO

Por: Colombian Loops |Julio 22 de 2016

En 1984 se lanzó bajo el sello Fonosema “Macumbia”, un disco que muchos consideran especialmente significativo para el jazz Colombiano. Un disco que no solo contó con la dirección del compositor colombiano Francisco Zumaqué. Un disco en él participó un combo de músicos potentísimos conformados por Mauro Ferri en la trompeta, Gustavo García en el trombón, Juan Vicente Zambrano en el piano y el sintetizador, Luis Pacheco y Orlando Riaza en la conga y percusión, Lisandro Zapata en el bajo, Edward Helpbain en la trompeta, Antonio Arnedo en el saxofón, y el japonés Satoshi Takeishi en la batería.  

Takeishi grabó este disco como parte de su experiencia en Colombia en la década de los 80 en donde se dedicó a tocar y a viajar por Colombia durante 4 años. Llegó desde Boston motivado a explorar la música latinoamericana y terminó en Bogotá por invitación de un amigo. Nació en la ciudad de Mito en Japón en 1962.

Sin embargo a Takeishi no solo le esperaba un capítulo con Macumbia, ni con los músicos que participaron en él. No solo le esperaba una historia con Francisco Zumaqué, ni con el tema homónimo al álbum, que además muchos consideran ser la primera grabación de jazz colombiano en la historia. A Satoshi Takeishi le esperaba una historia mística que hasta el día de hoy no termina y que dentro de ella cuenta hasta con el mismísimo Diablo.

El maestro Encarnación Tovar, también conocido como “El Diablo”, fue ganador en 15 ocasiones del premio al mejor tamborero del Festival de Gaitas de Ovejas, Sucre. Dentro de sus alumnos destacados se encuentra Braulio Arnold, pupilo suyo que le arrebató con apenas 15 años el título en una ocasión, los bogotanos Andres Felipe Salazar, Maria José Salgado y Jorge Sepúlveda de la agrupación Curupira. Encarna, como era llamado cariñosamente por sus amigos y familiares dejó este mundo a sus 67 años. Sin embargo, a Takeishi, y a muchos otro aprendices más les dejó los secretos de la gaita corrida, del bullerengue, de la cumbia, y de “la maquina” un estilo que inventó y que hoy jóvenes y talentosos tamboreros como Juan Carlos “El Chongo” Puello siguen interpretando.

 

Takeishi siguió grabando con Antonio Arnedo y hoy está dedicado a tocar con agrupaciones de jazz alrededor del mundo y con músicos como Ben Monder y Chris Dahlgren.

VOLVER AL BLOG